El psicoanálisis en internet: un desafío contemporáneo


“Tenemos todos en común en esta asamblea una experiencia fundada en una técnica, un sistema de conceptos al que somos fieles […] Al contrario del dogmatismo que nos imputan, sabemos que ese sistema permanece abierto no sólo en su acabamiento, sino en varias de sus junturas”
Jacques Lacan

 .

Sería ingenuo comenzar este artículo exponiendo la actualidad del desarrollo de internet como medio de comunicación masivo y como herramienta de intercambio y desarrollo de información. Es bien conocida la enorme demanda por parte de los usuarios que diariamente utilizan la red y la enorme cantidad de servicios y productos que se ofrecen en ella. Hace ya varios años que todos aquellos que tenían algo que ofrecer, desde un vendedor a pequeña escala hasta las grandes corporaciones que trabajan a nivel transnacional, descubrieron en el uso de internet una veta de mercado que les permitiría expandirse de formas totalmente novedosas y creativas accediendo a mercados que en otras épocas se consideraban inaccesibles o poco rentables.

Las diferentes disciplinas del conocimiento humano también comenzaron a valerse de internet para lograr un acervo sustancial de información y para expedirla a todos aquellos que quisieran conocerla de una forma rápida y accesible. No podemos entonces ignorar el hecho de que el psicoanálisis corrió una suerte parecida, y que está siendo divulgado a través de internet y las redes sociales, y es precisamente por eso que será necesario analizar su situación actual dentro del mundo digital, sus múltiples intentos de adecuación a esta nueva realidad, y las ventajas y desventajas que todo este desarrollo conlleva.

Para que estas observaciones puedan alcanzar el nivel de claridad y profundidad que merecen será necesario distinguir desde el comienzo dos cuestiones que son fundamentales pero no análogas, igualmente relevantes pero no equivalentes: La pedagogía psicoanalítica y el método clínico. Es decir, en este artículo se analizará la actualidad de internet como una herramienta pedagógica, como un instrumento para divulgar, enseñar y aprender sobre psicoanálisis como disciplina. Dejando de lado –al menos por el momento- la cuestión del psicoanálisis practicado, como método clínico, a través de internet.

 

Enseñar y aprender a través de Internet

En primer lugar debemos admitir, hablando de manera completamente franca, que cuando el público en general quiere conocer lo que es el psicoanálisis, lamentablemente, no suele ir a buscar artículos psicoanalíticos a la biblioteca, ni asistir a conferencias, ni buscar grupos de estudio donde satisfacer sus dudas. La realidad es que, actualmente, cuando alguien desea saber qué es el psicoanálisis lo busca en internet. Lo busca en un medio dominado por la diversidad, dominado por un alcance masivo a información aparentemente ilimitada y por la libertad de que todo aquel que tenga algo que decir publique y comparta sus opiniones. Por supuesto, esta realidad trae consigo múltiples implicaciones, algunas positivas y otras no tanto.

Internet se muestra como una herramienta inigualable para el desarrollo pedagógico del psicoanálisis. No sólo porque permite un acceso más cómodo, rápido y efectivo a la información, sino porque a su vez posee un alcance que ya no está restringido por cuestiones geográficas, económicas o políticas. Porque internet (e incluyo en él el uso de las redes sociales en general) brinda la posibilidad de la pluralidad. Es decir, elimina las barreras de tinte político de las cuales muchas instituciones psicoanalíticas fueron víctimas a lo largo de su historia, y permite un desarrollo mucho más dinámico y renovador: a través de artículos, material audiovisual, cursos, talleres y seminarios online.

Ahora bien, las problemáticas que estos desarrollos han generado no son menores.

En el pasado era necesario estudiar especialidades y posgrados, poseer experiencia y reconocimiento para poder acceder a una cátedra donde expresar las propias ideas a los estudiantes o introducir los propios escritos al riguroso sistema de edición. Actualmente, en cambio, cualquier persona puede escribir en un Blog o publicar sus videos de manera fácil y gratuita. Ya no es necesario ser validado o autorizado por una institución, por una línea de pensamiento o por un colegio de saberes para exponer ideas y expresar opiniones.

Entonces, esto genera una desapropiación de «la verdad» y una pérdida de la hegemonía sobre «el saber» psicoanalítico por parte de quienes solían detentarlo. Ya no existe únicamente una comunicación homogénea, tradicional y unidireccional en el proceso didáctico entre quien enseña y quien aprende psicoanálisis. Porque la multiplicidad de discursos introduce la cualidad de la complejidad y elimina la existencia de una única institución o persona que indique determinantemente qué es verdadero y qué es falso y, a su vez, quién puede o no acceder a la información.

Por supuesto, que aún existen ciertos grupos que sostienen que internet no es –o no debería ser- un espacio en el que pueda hallarse información fidedigna y valedera. Grupos de gente que afirma que la información que allí puede encontrarse carece de valor académico y de veracidad pedagógica. Gente que supone que la única forma en que uno puede acceder a información confiable es visitando una biblioteca tradicional donde se hallan los materiales cifrados, validados y ratificados por un antojadizo sistema de edición.

Quizás, estos grupos a los que me refiero ignoran la existencia de bibliotecas digitales en la actualidad. Parecen desconocer que universidades tales como Yale, Harvard, Cambridge y la Universidad de Paris, cuentan con una biblioteca digital donde se reproducen, de manera total o parcial, versiones digitales de muchos de los artículos que albergan y también de recientes publicaciones de sus Journals. Parecen ignorar que hay instituciones muy serias que han considerado valerse de internet como una herramienta para dar a conocer con formalidad sus escritos e investigaciones más novedosas.

 . 

Implicaciones de la pluralidad

El psicoanálisis alberga muchas escuelas muy dispares entre sí, y cada escuela tiene a su vez muchos representantes que toman su bandera como estandarte y van por el medio expresando o divulgando sus ideas. Pero, como sucede siempre inevitablemente, cada psicoanalista posee ideas propias, personales y particulares que crean disrupciones incluso dentro de una misma escuela o institución psicoanalítica. Una de las características intrínsecas de las redes sociales de la actualidad es -con los beneficios y perjuicios que toda característica conlleva- permitirle a cada sujeto expresarse; le ceden la palabra y le permiten darla a conocer a un número ilimitado de personas que podrán ver, escuchar y conocer sus ideas y opiniones.

Lo que sucede, luego, es que existen en la red -al igual que sucede en muchos otros medios que no son la red- un cierto número de «psicoanalistas» que se autorizan a sí mismos a expresar su opinión casi como si fuera una verdad absoluta, sin tomar las precauciones necesarias sobre las implicaciones que expresar tales aseveraciones podrá conllevar. Encontramos videos y artículos de gente que define sintética y despreocupadamente qué es el psicoanálisis, qué debe hacer un psicoanalista, cuándo una persona debería comenzar un análisis y un sinfín más de reglas abominablemente estandarizadas y etificantes que parecen dejar al psicoanálisis en la imprecisa posición de una «ciencia» (sic), una «terapéutica» o una ramificación de la psicología.

El alcance inaudito que el uso de internet como medio de difusión puede tener y la enorme cantidad de gente que toma el material publicado para establecer en su mente los parámetros de lo que el psicoanálisis es y no es, debería, al menos, concientizarnos sobre las implicaciones de expresar aseveraciones beligerantes de manera simplificada y casi irresponsable. Debería invitarnos a mantener una postura más crítica y menos obtusa a la hora de expresar abiertamente nuestras opiniones particulares en nombre de una disciplina general.

Sin embargo, no creo que debamos por ello acercarnos a las opciones tecnológicas y creativas que internet nos ofrece de una forma temerosa o desconfiada, sino más bien con una perspectiva crítica y cautelosa. Mucho menos rechazar absolutamente estas posibilidades que podrían beneficiar a la transmisión del psicoanálisis, por miedo a las situaciones negativas que de ellas pudieran emanar.

Quizás, utilizar internet como medio de trasmisión y convertirse en un área de estudio más accesible para las personas que no frecuentan ámbitos escolásticos o de élite, sin perder la seriedad que siempre lo ha caracterizado, sea uno de los desafíos más relevantes que enfrenta el psicoanálisis en este momento clave de la evolución de las comunicaciones.

Anuncios

2 comentarios sobre “El psicoanálisis en internet: un desafío contemporáneo

  1. Muy interesante el artículo, sabemos q las redes sociales “internet” no son malas, pero tanto los q leemos como lo s q escribimos debemos hacerlo con responsabilidad y lo más verídico posible, como lo mencionas muchos grupos sobre todos jóvenes solo toman información casi al azar y ya no se toman la molestia d investigar.

  2. Muy interesante este articulo. Mil gracias por compartirlo. En mi busqueda de referentes en cuanto a este tema encontre algo que les puede interesar. Se trata de un proyecto bastante interesante que logro unir el Psicoanálisis con la internet. Espero sea algo de valor para ustedes. Un saludo desde Colombia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s